Google+

Historias de un padre corresponsable y feliz

8

marzo 20, 2013 por orbdiv

Este mes de marzo la paternidad corresponsable  y los permisos iguales e intransferibles son los protagonista del proyecto 12 Causas Feministas, en el que en esta ocasión colaboramos de la mano amiga de Alberto Pavón Álvarez, padre corresponsable y feliz:

Alcanzar la paternidad corresponsable en la sociedad actual y, concretamente en España, en un camino de espigas, difíciles de esquivar en muchas ocasiones.

El primer gran problema al que nos tenemos que enfrentar los hombres de mi generación (entre 30 y 40 años) es la propia educación que hemos recibido la mayoría de nosotros por parte de nuestros padres, en primer lugar, pero también de nuestra familia, nuestro entorno e, incluso, en la escuela. Nuestras madres lo hacían todo en casa, en muchas ocasiones, además trabajaban. Por descontado que los “temas del niño los lleva su madre”. Con el profesor o profesora siempre iba a hablar tu madre. Si necesitabas ropa tu madre te acompañaba. En definitiva, tenemos un principio machista en la base de nuestra educación.

Más tarde, cuando creces, maduras y consigues deshacerte, no sin esfuerzo, de esta base machista a raíz de estudiar, divertirte, trabajar y convivir con mujeres, llegan los amigos y familiares que no han conseguido superarlo e intentan nada menos que ridiculizarte o, simplemente, ponen caras raras cuando les cuentas que tu en casa tienes las tareas repartidas con tu pareja. Que hacéis más o menos lo mismo los dos e, incluso a veces, más que tu pareja.

Pero por fin superado este otro contratiempo, y convertido ya en un referente en materia de igualdad para tus amigas y las parejas de tus amigos e, incluso, orgullo de tu madre porque no has seguido el ejemplo de tu padre, llega el momento más importante: vas a ser padre.

la foto

Y resulta que estás trabajando, como asalariado, para una empresa. Todo, absolutamente todo, en el entorno laboral, está enfocado a que la madre se encargue del bebé y el padre es un mero espectador, en la primera fila eso si.

No vamos ahora a analizar la inexistencia de una política de conciliación familiar en nuestro país. Con apenas 4 meses de maternidad y 15 días de paternidad estamos a años luz de sociedades mucho más avanzadas como Alemania, Noruega o Finlandia, por citar algunos ejemplos, aunque la lista podría ser mucho más larga. Tener que plantearse que hacer con el bebé a los 5 meses (contando el mes de acumulación de lactancia), es decir, si lo dejamos en la guardería o con los abuelos, es, simplemente, deprimente. Es el primer síntoma de una sociedad decadente en lo social. Pero, además, que a los 15 días, alguno más si le permiten juntar vacaciones en la empresa, que el padre tenga que desaparecer casi todo el día, no solo es una especie de castigo para el bebé y su madre, sino también aleja  toda posibilidad, desde el principio, de que el padre sea corresponsable con su paternidad.

Si tienes la fortuna (y es una desgracia que tengamos que llamarlo así) de estar parado o de ser autónomo, tienes una oportunidad para superar este último escollo y disfrutar y ser feliz junto a tu pequeño.

Después de todo lo superado ya sólo te quedará soportar pequeñas nimiedades. Que la pediatra solo mire a la madre en las revisiones, que tus amigas sólo pregunten a la madre acerca de la ropa o de lo bien o mal que come o duerme el niño, que tus amigos se escandalicen porque habéis decidido que el niño llevará primero el apellido de la madre, que vayas a una reunión de la guardería y seas el único padre, que todo el mundo por la calle te mire porque llevas a tu hijo en un fular…

Y un sinfín de pequeños detalles más que solo hacen que crezca tu felicidad, porque piensas: “que alegría estar de este lado, y no del otro lado, del lado de los padres infelices, de los que miran a sus hijos como meros espectadores, pero en la primera fila, eso si”.

Por Alberto Pavón Álvarez – http://www.albertopavon.net 

Si te ha gustado este artículo, quizás también te interese leer:

#AmorRomántico versus Lone-illness…

Cómo ser un hombre

Por qué el feminismo me hacer ser mejor gay

8 pensamientos en “Historias de un padre corresponsable y feliz

  1. ana dice:

    Olé! Me haces creer que puede mejorar el mundo!!

  2. Gabriel Ramírez dice:

    Excelente texto, me quede asombrado como han conseguido más que en mi país (México) pero menos que en Alemania o Noruega, nos gustaría conocer toda su experiencia y replicarla de este lado del mundo. De antemano Gracias.

  3. Manuela dice:

    Tomaya!!! La sociedad necesita llenarse de personas, parejas y papás con tu sabia forma de pensar, madurar y expresar lo que debería ser normal.
    Mis más sincera felicitación por todas tus facetas vividas y las que vendrán.
    Hoy es el día del padre… así que a disfrutar de lo que ya disfrutas cada día😉

  4. […] que nacemos nos vemos forzados a encajar en roles de género y cumplir ciertas expectativas que no hemos elegido. Estas reglas de socialización se nos imponen de muy distintas formas: educación en la familia, […]

  5. […] Historias de un padre corresponsable y feliz […]

  6. […] Historias de una padre corresponsable y feliz […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

www.orbitadiversa.org

Archivos

Únete a otros 880 seguidores

Visitas

  • 2,498,606 visitas

Con-Vivencias

En nuestra órbita

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: