Google+

Mandela, una biblioteca que no desaparecerá.

2

junio 27, 2013 por ofeliaeol

“En África, la muerte de un anciano, es una biblioteca en llamas”, palabras del humanista, escritor, científico y diplomático peule Amadou Hampâte Bâ (Bandiagara, Mali, 1901 – Abidjan, Costa de Marfil, 1991) en referencia a la importancia de la tradición oral en África. La importancia de transmitir la cultura e historia africana a través de la voz de sus mayores, para que esta no desaparezca.

Una voz africana que se apaga y una biblioteca que sentimos “en llamas” en estos días es la de Nelson Rolihlahla Mandela (Mvezo, 18 de julio de 1918), conocido en su país, Sudáfrica, como Madiba (título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela). Así pues, la voz de Madiba se apaga lentamente, pero no será una “biblioteca” que desaparecerá: su legado y el de las personas sudafricanas no blancas que como él sufrieron la segregacion racial durante décadas, quedará archivado en el registro de la historia universal y en el corazón de la humanidad.

Imagen

Un jóven Nelson Mandela.

Una biblioteca puede definirse como el lugar donde se guardan libros y todo tipo de publicaciones, tanto impresas, como gráficas o audiovisuales. Este artículo toma forma justamente desde una de las muchas que hay en nuestra ciudad, Madrid. Diversas filas de estanterías, unas llenas de libros, otras de discos y otras tantas de películas… ¿Qué podría coger en préstamo para continuar?

Un libro: “Long way to Freedom”, las memorias del propio Mandela

Un disco: “Pata, pata” (1957), de Miriam Makeba

Una película: “Grita libertad” (1987), de Richard Attenborough, con Denzel Washington y Kevin Kline.

¿Por qué “Grita libertad” si no es una película acerca de la vida de Mandela, sino sobre la de su compatriota y contemporáneo Steve Biko y su amistad con el periodista blanco Donald Woods? Porque Steve Biko (Ginsberg, 1946 – Pretoria, 1977), activista y teórico de la liberación en Sudáfrica, representa la otra cara de la moneda de la lucha por los derechos civiles y humanos de las personas no blancas en Sudáfrica: aquellos que en la militancia perecieron. 

Biko ayudó a la juventud negra sudafricana a salir de su letargo y de su sentimiento de inferioridad, haciendo hincapié en la dimensión psicológica de la dominación. Sus propias palabras plasman resumidamente cuales fueron sus ideales:

“El arma más poderosa del opresor es el espíritu del oprimido”

“Lo primero que tienen que entender los blancos es que sólo son humanos, no superiores. Y también los negros. Tienen que entender que son humanos, no son inferiores”.

Mandela vivió encarcelado 27 largos años, Biko estuvo encarcelado, antes de morir asesinado durante un interrogatorio, poco más de 50 días. Él representa a aquellas personas sudafricanas a las que el apartheid mató literalmente, a aquellos que nunca votaron en unas elecciones, a quienes no tuvieron opción de elegir en las primeras elecciones multirraciales sudafricanas a Nelson Mandela como presidente de su país.

Steve Biko y su amigo Donald Woods, el periodista y activista blanco contra el apartheid, graias al cual se dió a conocer el asesinato de Biko al mundo.

Miriam Makeba (Johannesburgo, 1932 – Castel Volturno, Italia, 2008), fue una cantante sudafricana, conocida como Mamá África, y una destacada activista antiapartheid, lo cual no le costó morir joven, pero sí el exilio durante 30 años y que su discografía fuera prohibida en Sudáfrica. A pesar de esto, su canción “Pata Pata” (compuesta por la vocalista en 1957 cuando aún se hallaba en Sudáfrica) fue en 1967 un hit en todo el mundo, convirtiéndose en la primera canción africana en alcanzar los primeros lugares de los rankings musicales mundiales.

Mamá África representa la misma cara de la moneda que Madiba, la de aquellas personas sudafricanas que sí pudieron disfrutar de la libertad e igualdad racial en su propio país, y ejercer el derecho al voto. Tras la excarcelación de Mandela, Makeba fue invitada a volver a Sudáfrica, donde se presentó en un exitoso concierto multitudinario, y pudo comenzar el retorno a su país, donde continuó su militancia política.

Una vez visionada la película y escuchada la canción elegidas, sería el momento de abrir las memorias de Nelson Mandela… de sumergirse en su vida. Comenzaremos por compartir “Invictus”, el poema de la cárcel, que Madiba tuvo escrito en una hoja de papel durante su prisión, ayudándole a sobrellevarla.

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.

En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el horror de la sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

  William Ernest henley (1875)

 nelson mandela
 
Por Ofeliaeol 
Si te ha interesado este post, quizás también quieras leer:

2 pensamientos en “Mandela, una biblioteca que no desaparecerá.

  1. Mamma Testa dice:

    Reblogueó esto en Mamma Testa!y comentado:
    “En África, la muerte de un anciano, es una biblioteca en llamas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

www.orbitadiversa.org

Archivos

Únete a otros 880 seguidores

Visitas

  • 2,498,606 visitas

Con-Vivencias

En nuestra órbita

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: