Google+

Desde los líderes afro de los 60 a Obama (2) MARTIN LUTHER KING

Deja un comentario

agosto 30, 2013 por ofeliaeol

MARTIN LUTHER KING

Un chico negro del sur.

Martin Luther King nació el 15 de enero 1929 en Atlanta, Georgia, en el seno de una familia acomodada, de tradición sacerdotal e implicada en la lucha contra la discriminación racial. Justamente, la principal herencia de sus progenitores fue su temprana relación con el mundo eclesiástico, así, fue ordenado sacerdote y asistente del pastor con apenas 18 años, e igualmente desde muy temprana edad rechazó moralmente la discriminación racial y fue miembro activo de la Nacional Associatian for the Advancement of the Colored People.

Martin L.K 1

MLK era hijo del pastor baptista Martin Luther King, Sr. y de Alberta Williams King, organista en una iglesia.
Imagen familiar durante la celebración de la graduación de MLK (8 de junio de 1948)

Se educó en escuelas reservadas a negros hasta 1948, cuando ingresa por primera vez en el centro de estudios multirracial Crozer Theological Seminary del Bachelor of Divinity, de Pensilvania. Era uno de los seis estudiantes de color del centro, entre cien compañeros blancos, y entre ellos se licenció en 1951. Seguidamente, becado por la institución anterior, entró en la universidad de Boston, donde se doctoró con una tesis titulada “Comparación de la idea de Dios en Paul Tillich y Gandhi”, apuntándose ya hacia cuáles serían sus modelos éticos y personales a seguir. Resulta indiscutible que gran parte de su programa de acción  no violenta y desobediencia civil estaba inspirado en las enseñanzas y el ejemplo vital del pacifista indio Mahatma Gandhi.

Coretta

Coretta Scott King (1927–2006), esposa de MLK y reconocida líder de la comunidad de color negro.

Durante su período universitario conoció a Coretta Scott, con la que se casó en 1953 y tuvo cuatro hijos. También en este tiempo fue nombrado pastor de la Iglesia baptista y desde esa posición de predicador se involucró cada vez más y más en la lucha del moviendo por los derechos civiles.

Es entonces cuando podemos considerar que comienza a forjarse como líder de masas hasta convertirse en la reconocida figura nacional e internacional que es hoy día.

Coretta kissing Martin King

El líder

En 1954 la Corte Suprema de Estados Unidos reconoció la educación como un derecho inalienable, lo cual dio pié a que los líderes del movimiento pro derechos civiles, muchos de ellos baptistas como King, movilizaran a sus congregaciones en pro del cambio.

imagesCAYPIX3V

Emmett Louis Till
(1941 – 1955)

Los acontecimientos se precipitaron a partir de 1955. Inicialmente, por la enorme repercusión social del asesinato de Emmett Louis Till, un joven negro nacido en Chicago que fue secuestrado y brutalmente asesinado en la madrugada de 1955 en Misisipi, cuando solo contaba con de 14 años, le encontraron en el río tres días después mutilado, presuntamente solo por haberle silbado a una mujer blanca en una tienda. 

Rosa-Parks-9433715-1-402

Rosa Louise McCauley Parks (1913 – 2005)

En segundo término, por la negación de Rosa Parks el 1 de diciembre del mismo año a acatar la ley Jim Crow, que obligaba a las personas de color a ceder su asiento a personas blancas. De tal acción, resultó el boicot al autobús de Montgomery, liderado entre otros cabecillas afro-americanos por Martin Luther King, que consistió en que ningún negro debía coger el autobús para ir al trabajo, de compras o las escuelas.

Aunque el boicot a la compañía privada de autobuses se inició en apoyo de Parks, que fue prontamente liberada, el King y sus colaboradores decidieron prolongarlo hasta que cesaran las medidas discriminatorias contra los negros en el transporte público. Para ello crearon una red de cooperación, de transporte alternativo gratuito, de grupos para caminar juntos al trabajo, etcétera. El boicot fue un éxito, pues no solo fue secundado plenamente por la comunidad afro-americana, sino porque tampoco los blancos utilizaron la línea de autobuses por miedo a los posibles disturbios. Consiguientemente, la compañía al borde de la quiebra finalmente tuvo que ceder y suprimir las medidas discriminatorias. Todo ello condujo a la declaración por parte de la Corte Suprema de inconstitucionalidad de las leyes discriminatorias en los transportes en 1956, y con esta primera acción no violenta se comprobó cómo puede liderarse el cambio detectando el momento oportuno, con constancia, firmeza y trabajo u organización en equipo. 

Aprovechando el éxito y la inercia del movimiento en masa, durante el boicot se creó la Associtaion for the Improvement of Motgomery, de la que King fue elegido presidente, y ya concluido todo exitosamente, en 1957 se fundó, para organizar el activismo por los Derechos Civiles, la Southern Christian Leadership Conference (S.C.L.C), de la cual también fue elegido presidente King y que lideraría hasta su muerte. Dicha organización postulaba la no violencia y abogaba por la resistencia pasiva para conseguir sus objetivos, que podemos resumir en dos puntos básicos: primero la lucha en contra de las leyes estatales discriminatorias en el transporte, que seguían aplicándose en muchos estados, sobre todo sudistas, a pesar de las leyes federales, y segundo la supresión de las leyes estatales que obstaculizaban el derecho al voto de los negros.

Kwame Nkrumah

Kwame Nkrumah, dirigente de la independencia y presidente de Ghana (1909-1972), junto a Martin Luther King en Accra.

Es en la S.C.L.C. donde Martin Luther King continúa su labor como activista de la causa racial en EEUU que, aunque hoy día sea mundialmente alabada, no fue un camino sencillo. Pero aún cuando en numerosas ocasiones sus miembros fueron atacados violentamente por las autoridades racistas o juzgados “injustamente”, ni King ni sus colaboradores se replegaron y persistieron en la lucha desde la filosofía de no violencia, la cual les granjeo cada vez más y más apoyos, pero también numerosos enemigos. De esta forma, el prestigio de Martin Luther King iba en aumento y aunque su discurso se centraba en la causa afro-americana, comenzó a tener cierta repercusión internacional. Así por ejemplo, en 1957 Kwane Nkrumah lo invitó a los actos de la celebración de la independencia de Ghana.

A finales de 1959 King abandona Montgomery y se instala con su familia en Atlanta. Ya allí, a principios de 1960, comienza en EEUU la mayor campaña de movilizaciones pro derechos civiles, en la cual será fundamental el papel de los medios de comunicación. King participó y lideró en muchas de las protestas de esta campaña, y entre sus discursos o escritos más celebres podemos destacar en abril de 1963 su fantástica Letter From Birmingham City Jail o el famoso I have a dream, pronunciado en la marcha de Washington D.C. en agosto de ese mismo año.

Programa de acción directa no violenta y desobediencia civil.

Luther King describió y defendió la estrategia de igualdad racial y derechos humanos en su  Letter from a Birmingham Jail de 16 de abril de 1963Carta 2El líder dirigió esta carta a la comunidad eclesiástica blanca, que había descrito sus actividades como desaconsejables, poco sensatas, prematuras e inoportunas. En ella argumenta los motivos e ideales que le llevan a él y a sus seguidores a la acción directa no violenta y a la consiguiente desobediencia civil. 

En primer lugar, considera que no se puede negar que la injusticia racial envuelve a la comunidad afro-americana, para ello reseña numerosos casos reales, comparándolos siempre con los vividos por otros pueblos o comunidades a lo largo de la historia, haciendo especial hincapié en los cristianos en tiempos de Jesucristo. Demostrando con ello su habilidad como líder, pues su discurso más allá de ser conciliador era muy hábil en tanto que buscaba la empatía tanto de la comunidad negra como de la blanca, siendo consciente de que para que el cambio efectivamente se produjera se necesitaba tanto de unos como de otros.

En segundo lugar, expone como los líderes negros habían tratado de encontrar un camino en pro de la negociación con los dirigentes de la ciudad, pero como demostraron constantemente que no tenían un interés real en negociar. Ante la realidad, conscientes de las dificultades que la acción directa conllevaría, cada uno de los miembros activos del movimiento por los derechos civiles, entre ellos King, decidió emprender el proceso de purificación personal expuesto en su programa, a través de cuestionarse a así mismos. King carcel“¿Soy capaz de aceptar los golpes sin tomar represalias? ¿Soy capaz de aguantar las pruebas de la cárcel?”. Según King, aquellos que podían responder afirmativamente a esos interrogantes estaban preparados para pasar a la acción directa.

Martin Luther King insiste en responder a por qué la acción directa es necesaria, por qué deben llevar a cabo sentadas, marchas etc. Explica nuevamente que “el objetivo de la acción directa no violenta es crear tal crisis y promover tal tensión que fuercen a la comunidad, que constantemente ha rechazado negociar, a que se enfrente a la cuestión”, puesto que “hay un tipo de tensión constructiva que es necesaria” para el desarrollo y logro de sus objetivos, y en definitiva para abrir “la puerta a la negociación”.

También se cuestiona King si la acción directa es prematura o inoportuna como señalan sus homólogos blancos. Para responder a tal pregunta se remite a Albert Boutwell, teórico y politólogo norteamericano (1892-1971) que fue uno de los principales representantes del realismo político americano junto con Hans Morgenthau. Este autor apuntaba que lamentablemente, es un hecho histórico que los grupos privilegiados raras veces dejan sus privilegios voluntariamente, puesto que si bien los individuos pueden ver la luz moral y voluntariamente dejar su postura injusta, en realidad los grupos tienden a ser más inmorales que los individuos.

Otra pregunta a la que King trata de responder en esta carta es a cómo se puede abogar por romper algunas leyes y obedecer otras. Su respuesta será la propia de un religioso. Según él hay dos tipos de leyes: las justas y las injustas; explica que el ser humano tiene la responsabilidad legal y moral de obedecer las leyes justas, pero que no ocurre lo mismo con las injustas, ante las cuales el ser humano tiene la responsabilidad moral de desobedecerlas. Para apoyar su argumento nuevamente se refiere a personajes reconocidos por la comunidad cristiana blanca como San Agustín o Santo Tomás de Aquino.

Considerando, como consideraba King, que todos los estatutos de segregación eran injustos, en tanto que “la segregación deforma el alma e inflinge daños y perjuicios sobre la personalidad, dando al que segrega un sentido falso de superioridad y al segregado un sentido falso de inferioridad”, parece indiscutible que la cuestión racial además de una lucha social, política o económica, era una lucha moral, y definitivamente su definición de la segregación racial abarcaba los cuatro ámbitos apuntados.

Por otra parte, King era consciente de que su discurso estaba en medio de dos fuerzas opuestas dentro de la comunidad negra: aquellos conformistas que como resultado de largos años de opresión habían aceptado la segregación y buscado una calidad de vida aceptable en esa suerte de situación, frente a aquellos otros que con amargura y odio abogaban por la violencia, refiriéndose así claramente a los grupos nacionalistas negros, liderados entre otros por Elijah Muhammad y Malcolm X.

King se opuso siempre a la radicalización y a la violencia, pues no consideraba morales ni eficaces los medios utilizados por los grupos más extremistas, y utilizó su existencia para dar mayor fuerza a su argumentación frente a la comunidad blanca, exhortando a la lucha no violenta para evitar que la lucha violenta tome las calles, ya que en cualquier caso, “la gente oprimida no puede permanecer oprimida por siempre”, y uno u otro camino serían seguidos por la comunidad afro-americana tarde o temprano. Una vez más, se apoya en héroes y principios nacionales, colectivamente reconocidos tanto por el blanco como por el negro para fortalecer sus argumentos, y en este caso cita a Abraham Lincoln y Thomas Jefferson, remitiéndose a sus alocuciones a la libertad y la igualdad: “esta nación no puede sobrevivir mitad esclava y mitad libre” y “todos los hombres fueron creados iguales”.

Finalmente explica que la no violencia exige que el medio utilizado sea tan puro como el fin buscado, y que es un error usar medios inmorales para lograr fines morales, del mismo modo que es igual de negativo o aún más usar la moralidad para conservar fines inmorales, retando así claramente a aquellos que usan la moralidad para mantener la injusticia racial.

Hay que entender que King escribe esta carta antes de la abolición de las leyes discriminatorias sudistas y del reconocimiento del derecho al voto de la población afro-americana en los estados del sur, por lo cual su principal objetivo entonces era la igualdad legal en pro de la igualdad política y social. El hombre blanco era quién debía cambiar las leyes y por eso tanto él como el movimiento que lideró buscaron siempre su soporte, bien mediante la negociación o si esta no era posible por la presión, no solo por una cuestión moral sino por una cuestión claramente estratégica, de ahí su discurso integrador y sus continuas referencias a personajes comunes, que exaltaran el sentimiento patriótico y los principios bajo los cuales se forjó su nación, hecha a sí misma desde el discursos de las libertades y las igualdades. Así pues, no es de extrañar que uno de sus lemas más utilizado fuera “La meta de América es las libertad” y que insistiera constantemente en que todos los norteamericanos, blancos y negros,  debían lograr su libertad “gracias a la herencia sagrada de nuestra nación y a Dios”.

Un Nobel de la Paz que no pudo continuar su “mandato” por la causa racial y la justicia social

Todo lo expuesto llevó al Dr. King a ser recibido en septiembre de 1964 por Pablo VI en Roma y a ganar el Premio Nobel de la Paz el 14 de octubre de 1964. Pero como apunta su esposa, Coretta Scott King, en “Mi vida con Martin Luther King”,  no todo fue un camino de rosas. Cuando relata el momento en que recibió la llamada comunicándole que el doctor King había obtenido el Premio, subraya que en su casa se recibían multitud de llamadas, muchas de ellas de apoyo o buscando la ayuda de King  como líder, pero también muchas que “traían amanzanas, insultos y un torrente de obscenidades”. 

nobel peace prize Martin Luther KingCoretta Scott reflexiona también  acerca de por qué consideraron ellos que le habían otorgado un premio que “solo se otorgaba a personas exclusivamente en actividades tendentes a la consecución de la paz internacional” y recuerda como no dudo qué haría su marido con los cincuenta y cuatro mil dólares del premio, donarla al movimiento. Sobre la primera cuestión concluyeron que la contribución de King se consideró de importancia internacional porque no se le otorgó solo por luchar a favor de los derechos civiles de la población afro-americana, sino por contribuir a la paz mundial, y el propio doctor King afirmó tener la sensación de que el premio se le había concedido “algo que aún no ha sido conseguido de verdad” y que lo recibía como “un mandato para continuar trabajando más intensamente todavía” por la causa racial y por cualquier injusticia social. Justo en esa línea,  a principios de 1965 King empezó a expresar dudas sobre el papel de su país en la Guerra de Vietnam, que manifestaría más duramente a partir de 1967.

El año 1965 fue de grandes logros, se abolieron la mayoría de las leyes discriminatorias con la población negra y se aprobó la Ley de derecho al voto. No obstante, esto no supuso el del fin de la lucha, pues si bien el cambio en pro de la igualdad cívica se estaba operando, la igualdad económica aún estaba lejos de ser alcanzada

martin-luther-king-and-malcolm-x1

Encuentro de Malcolm X y Luther King en Washington D.C., el 26 de marzo de 1964, tras una rueda de prensa anterior al discurso sobre la ley de los Derechos Civiles en el Senado, al que asistieron ambos. Fue la única vez que coincidieron.

En esta última etapa de su vida, King trató de acercar su discurso a las comunidades afro-americanas del norte del país, donde se encontró con muchas más dificultades para conectar con su población objetivo, ya que los problemas que acuciaban a la población negra del norte eran totalmente diferentes a los del sur y aquellos veían a King  como un negro de clase media, “amigo de los blancos”, que no podía entender realmente que aunque en el norte no existieran leyes específicamente racistas, las condiciones económicas segregaban a los afro-americanos en guetos con tanta o mayor eficacia que las leyes sudistas. Como vimos al analizar la vida y discursos de Malcolm X, las ideas de Black Power propias de los movimientos nacionalistas negros, tenían mucha más fuerza entre los barrios insalubres del norte, especialmente entre sus jóvenes, procedentes de familias desestructuradas y que sentían que no tenían ni pasado ni futuro. King  entendió el problema y por ello se instaló en un barrio del norte de Chicago con su esposa e intentó organizar nuevos movimientos sociales. Antes de su muerte comenzó a preparar la “Campaña de la Gente Pobre” o “Marcha de los Pobres sobre Washington”, la protesta ahora ya giraba en torno a la cuestión económica, concretamente demandando ayuda económica a las comunidades más pobres de los EEUU. 

Al igual que en el caso de Malcolm X, nunca sabremos que más pudo aportar Luther King en la lucha por la igualdad económica para la comunidad afro-americana y el auténtico cambio social, puesto que el 4 de abril de 1968 fue asesinado en Memphis de un disparo a manos de James Earl Ray. En cualquier caso, “había muerto un hombre pero no su idea”.

Fuentes:

BRANCH, T. (1988). Martin Luther King y su tiempo. Estados Unidos desde 1954 a 1963.  Grupo Editor Latinoamericano. Colección Estudios Políticos y Sociales.

ISASI, T. (1968) Textos sobre el poder negro: Luther Kinga, Malcolm X, Brown, Carmichael. Madrid: Halcón.

KING (1963) Letter From Birmingham City Jail. Recurso electrónico en: http://www.stanford.edu/group/King/frequentdocs/birmingham.pdf.

KING (1970) Mi vida con Martin Luther King. Esplugues de Llobregat : Plaza y Janés.

OLLÉ, A. (2008). Biografía. En Biblioteca El Mundo, Las voces de la democracia. Así hablan los grandes políticos. Martin Luther King. Centro Editor PDA.

Si te ha gustado este artículo, quizás también te interesen estos otros:

Desde los líderes afro de los 60 a Obama (I) Malcolm X

Mandela, una biblioteca que no desaparecerá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

www.orbitadiversa.org

Únete a otros 922 seguidores

Visitas

  • 2,673,854 visitas

En nuestra órbita

Archivos

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: