Google+

Cuando matar es mejor que amar

2

octubre 30, 2013 por César DM

A principios de octubre Orlando Cruz perdió el título de Campeón Mundial de Boxeo de su categoría. Lo que hace aun así especial a Orlando es que  es abierta y orgullosamente gay (incluso boxeó con los colores de la bandera LGTB en su calzón). Un ejemplo de visibilidad para tantos/as deportistas amarizadas aún hoy (un hoy en el que cualquier mención sobre la diversidad sexual estará prohibida en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Rusia).

Orlando Cruz

Orlando Cruz

 

“Esta pelea es por Emile porque él nunca tuvo el respaldo y el apoyo que yo he tenido”, afirmó Orlando Cruz antes de comenzar el combate. Así que a través de Orlando llego a Emile Alphonse Griffith, que sí fue campeón del mundo de boxeo en 1961, y además bisexual.

Emile es considerado uno de los grandes boxeadores de la historia y tuvo una carrera fulgurante hasta el año 1962, cuando en un combate por el título mundial noqueó mortalmente a su contrincante (que antes de la pelea le había llamado maricón). La gente lo justificó, el boxeo es así, es un deporte peligroso, pero Griffith no volvería a ser el mismo, reconociendo que le daba miedo pegar: “Me habría retirado, pero no sabía hacer otra cosa”.

Emile Griffith

Emile Griffith

 

A partir de este momento Emile Griffith empieza una su decadencia, acelerada cuando unos años después reconoció públicamente su orientación sexual (ya conocida en el mundo del boxeo): “Me gustan las mujeres y los hombres. No sé lo que soy”. Fue fuertemente humillado y criticado e incluso agredido, casi perdió la vida debido una paliza sufrida a las puertas de un bar gay en Nueva York.

Emile murió sólo y pobre en julio de 2013, un mes después de que el odio y la intolerancia se legalizara en Rusia. A pesar de los años que han pasado algunas cosas no han cambiado: seguimos teniendo mucha necesidad de más Emiles y Orlandos en el deporte para combatir la crueldad e irracionalidad de nuestra sociedad.

“Sigo preguntándome lo extraño que es todo esto. Mato a un hombre y la mayoría lo entiende y me perdona. Sin embargo, amo a un hombre y esa misma gente lo considera un pecado imperdonable”.

Emile Griffith

Ejemplo de las agresiones a personas LGTB en Rusia, mientras Europa y los organismos internacionales callan.

Ejemplo de las agresiones a personas LGTB en Rusia, mientras Europa y los organismos internacionales callan.

Por @eCesmad

Si te ha interesado este post, quizás también quieras leer:

Marion Bartoli: Persiguiendo sus sueños con la cabeza bien alta

Out and Healthy – Madrid

Por qué el feminismo me hace ser mejor gay

Anuncios

2 pensamientos en “Cuando matar es mejor que amar

  1. […] Cuando matar es mejor que amar […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

www.orbitadiversa.org

Únete a otros 922 seguidores

Visitas

  • 2,673,854 visitas

En nuestra órbita

Archivos

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: