Google+

El nacimiento del “Nuevo Cine Queer”

3

noviembre 21, 2013 por orbdiv

Nuestra amiga y socia Olga LM, nos invita a hacer un recorrido a través de la interesante historia del cine queer y su actualidad. ¡Definitivamente, nos quedan muchas películas por ver!

QueerIsHere flyer

A principios de la década de los noventa, nace el “Nuevo Cine Queer” o “New Queer Cinema”, con este se llegó a un momento de cambio en la actitud que los espectadores homosexuales mantenían frente a las imágenes negativas. Por supuesto durante los años noventa seguirá habiendo publicaciones gays que recurran a la simplificación de evaluar una película sólo en función de si genera o no imágenes positivas, autores políticamente incorrectos como Greg Araki o Bruce LaBruce encontrarán publico y distribución a través de festivales.

El Nuevo Cine Queer es una etiqueta que se aplica a un breve fenómeno que denominó la prensa gay y los corrillos en festivales de cine independiente en 1991 y 1992. Constituía un nuevo intento de responder al problema de hacer viable un cine de bajo presupuesto y ciertas ambiciones artísticas, con imágenes y experiencias homosexuales.

La productora neoyorquina independiente Miramax, liderada por los hermanos Weinstein, marca y lanzan modelos comerciales, géneros, tácticas de marketing y tendencias. Harvey Weinstein era un astuto hombre de negocios que tenía en común con los magnates de la edad dorada de Hollywood una capacidad casi mágica, de saber tomar el pulso a la sociedad y encontrar sectores de público insatisfechos con el producto de los estudios. Descubrió el potencial de Quentin Tarantino que, con Reservoir Dogs y Pulp Fiction, garantizó el futuro de Miramax. Uno de los éxitos sorpresa de la productora fue Juego de lágrimas, hizo falta una mirada desde fuera del sistema para apostar por ella. También apoyó un producto como Priest, sobre el que pesaba la amenaza de boicot de diversas asociaciones conservadoras afines a la iglesia católica.

La otra institución que domina la década fuera de los estudios es el festival de Sundance, la cual se ha convertido en el Cannes del cine independiente estadounidense.

Esta había servido como lanzadera para Sexo, mentiras y cintas de video, de Soderbergh.

En este año 1991, ganaron dos películas de cineastas gays y que, de alguna manera, tocaban temas gays: Poyson dirigida por Todd Haynes y el documental Paris is Burning, sobre una fascinante subcultura de homosexuales negros que cultivan el drag, el disfraz y el glamour.

En 1992 fue el año de mayor presencia queer en Sundance: se celebró una mesa redonda sobre el nuevo cine queer, y se presentaron films como Swoon de Tom Kalin y The Living End de Greg Araki.

El SIDA, cuyo reflejo narrativo tan problemático estaba resultando, se reflejaba en estas películas, según la productora Christine Vachon:

“Fue un tiempo de locos. La mayor parte de esta gente pertenecía a algún grupo activista, y tanto Swoon como Poyson se referían en los créditos a gente que acababa de morir. Todos éramos muy jóvenes y a los veintitantos uno es reivindicativo. Existe un sentimiento de urgencia. Tienes que hablar ahora porque se acaba el tiempo.”

La figura central del nuevo cine gay de la década siguiente, es la mencionada Christine Vachon, productora independiente, que estudió semiótica y teoría crítica. En los años 80 trabajó en los ambientes del cine independiente neoyorkino. Colaboró en cuestión técnica con Haynes en Superstar, su versión de la vida de Karen Carpenter, recreadas con muñecas Barbie, pero cuando intentó hacerla circular en circuitos vanguardistas se les acusó de ser “demasiado narrativos”.

Vachon además de la películas y trabajos de Haynes, produjo trabajos arriesgados y difíciles como I Shot Andy Warhol, Kids, Happiness o Los chicos no lloran, así como como comedias subculturales , tipo Kiss Me Guido.

Happiness presenta a un pedófilo homosexual que abusa de chavales tras hacerles tomar un somnífero.

happinessi shot andy warhol

En realidad el impulso del nuevo cine queer en aquellos años como tendencia específica no duró mucho. El palmarés de Sundance en 1992 sólo tenía menciones casi simbólicas. Y en cualquier caso, la película de la que más se habló fue Reservoir Dog, de Quentin Tarantino. La “tarantinitis” y el modelo Tarantino refleja fielmente la mentalidad del adolescente hetero con su fobia obsesiva e irracional por la penetración anal y una mezcla de curiosidad e incomodidad frente a los maricas.

Mucho cine queer, no preguntaremos, pero ¿dónde estaban las mujeres?.

No deja de resultar curioso que, a pesar de que la teoría queer es introducida y articulada sobre todo por mujeres, haya tan pocas cineastas que intentan explorar sus consecuencias en el cine. Las razones de esta ausencia pueden ser históricas. El equivalente a un cine queer de mujeres se gesta desde los setenta en las películas de Barbara Hammer, Jan Oxenberg, Monika Treut, Lizzie Borden o Ulroke Ottinger, que por otra parte no se integra en una agenda homosexual y a veces expresaban su negatividad a hacerlo. En ellas aparecen mujeres que pueden ser o no lesbianas, pero que a veces son delincuentes y presentan a veces narrativas rotas, a veces teatrales y rara vez lineales y literales.

En este sentido, es posible que pocas cineastas sean más queer que Ottinger: sus películas reivindican personajes históricos e introducen miradas irónicas, fragmentadas, aderezadas, con algún número musical.

ottinger_johannaDe todo el nuevo cine queer que tiene sus raíces en los noventa, probablemente el cineasta que ha mantenido mayor voluntad de provocación (especialmente frente a los gays) es Bruce Labruce.

En resumen, estamos ante una nueva ola del cine gay y para gays, aunque habría que matizar que la novedad del fenómeno se da sobre todo en un contexto estadounidense: en términos de  estructura y contenidos, Almodovar, Fassbinder, Jarman habían sido profundamente “queer” mucho antes del “new queer” Cinema.

Por consiguiente tenemos mucho más que exponer sobre cine queer en Europa, que a diferencia de lo que pasa en el cine estadounidense; se intenta hacer para un público más heterogéneo.

Olga LM

bibliografía; Miradas insumisas Alberto Mira. 2008

BARBARA HAMMER

Ensayo documental explora emulsiones e imágenes erosionadas de vestigios perdidos de la cultura lesbiana y gay. Primer largometraje de uno de los pioneros del cine lésbico, Hammer teje parejas de gays y lesbianas con imágenes que desentierran lo prohibido y la historia invisible de los pueblos marginados.

3 pensamientos en “El nacimiento del “Nuevo Cine Queer”

  1. […] Olga, socia de Orbita Diversa, nos contó, a la presencia de sus padres, la especificidad del contexto de Alcobendas como mujer lesbiana. Lee un artículo de Olga sobre el cinema queer. […]

  2. […] El nacimiento del nuevo cine Queer […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

www.orbitadiversa.org

Archivos

Únete a otros 880 seguidores

Visitas

  • 2,498,606 visitas

Con-Vivencias

En nuestra órbita

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: