Google+

¿Y si no te maquillas en Nochevieja?

Deja un comentario

diciembre 29, 2016 por patriciamartinrivas

Llamadme rara, pero a mí si me pica una parte del cuerpo —como por ejemplo un ojo—, me gusta aliviar la desagradable sensación rascándome. También me encanta limpiarme con la servilleta los restos de comida que se me quedan en los labios. Además, odio llegar a esas horas intempestivas en que el maquillaje se harta de mantener el tipo, se emborrona y expande y hace que, más que una persona, parezca un mapache.

DSCN0782

Yo volviendo a casa a las 8 de la mañana en Nochevieja

Afortunadamente, todo esto tiene solución: ¡no maquillarse!

Bromas a parte, lo cierto es que a las mujeres se nos impone socialmente el uso del maquillaje para estar guapas —la belleza: ese atributo femenino indispensable— y en una noche en que vemos, besamos y felicitamos a tanta gente y en la que salimos en miles de fotos, el maquillaje es nuestro mejor aliado. ¿O no?

Hace unos días, me di cuenta de que desde mi adolescencia, me he maquillado absolutamente todos los años en Nochevieja. Yo no soy muy de maquillarme en general, pero para la última noche del año, llevo la mitad de mi vida haciéndolo sin cuestionamientos. Gracias al feminismo, nos vamos dando cuenta de las imposiciones sociales a las que se nos somete a las mujeres y me parece que pensar en lo que hacemos de antemano nos empodera.

Así, a mí me ayuda plantearme por qué realizo ciertas acciones —¿porque yo quiero o porque tengo que hacerlo?— y tomar una decisión siendo consciente de ello. Es decir, en este caso en concreto, está bien pensar en por qué nos maquillamos, y decidir hacerlo o no de una manera consciente nos llevará a tener un mayor control sobre nosotras mismas.

En mi caso, siempre me he maquillado en Nochevieja porque tenía que hacerlo. Sí: si no lo hiciera, sería la única chica del grupo (y del pueblo) que no iría maquillada. Qué vergüenza, ¿no? Sin embargo, este año he decidido no maquillarme.

Todo empezó hace un par de meses. Hice una lectura de relatos en una librería hispana en Berlín y me pregunté qué aspecto se me requería para hablar en público y si yo quería aceptarlo o no. Me puse mi vestido favorito —consciente de que las chicas tenemos que llevar vestido—, pero ni me maquillé ni me puse sujetador. Esto me hizo sentir mucho más segura de mí misma: mi mayor preocupación serían la entonación y la representación, no si se me correría el maquillaje o si la goma del sujetador me apretaría demasiado (hay chicas que no se encuentran a gusto sin sujetador, pero para mí es una especie de cárcel para las tetas). La seguridad con la que me armé al no llevar ni maquillaje ni sujetador hizo que la lectura fuera un éxito.

Maquillaje

¿Qué pasaría si decidieras no maquillarte en Nochevieja? (O no llevar sujetador, ya que estamos.) ¿Cómo te sentirías? Piénsalo y decide si quieres o no maquillarte —no qué es lo que deberías hacer por el simple hecho de ser mujer— y pasa una noche maravillosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

www.orbitadiversa.org

Únete a otros 899 seguidores

Visitas

  • 2,560,177 visitas

En nuestra órbita

Archivos

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: