Google+

#NameHerToo, Creadoras Letras cruza el charco

2

abril 5, 2018 por patriciamartinrivas

Desde que me di cuenta de que no hay mujeres en los espacios públicos, he centrado mis energías activistas en denunciar, visibilizar e intentar corregir esta práctica. Además de reunir cada vez más materiales y de escribir artículos, estoy intentando salir a la calle para tratar el tema desde el campo de batalla.

La primera actividad que preparé relacionada con este tema la desarrollé codo con codo con el equipo de Orbita Diversa, para llamar la atención sobre un hecho desgarrador: de todas las citas de plumas históricas escritas en bronce en la calle Huertas, ninguna tiene autoría femenina. Esto no es algo aislado, ni mucho menos: las calles, las plazas y los espacios públicos del mundo no tienen nombre de mujer. Bautizada como #CreadorasLetras, nuestra actividad-denuncia en la calle Huertas consistió en escribir citas con tiza en el suelo y en leer fragmentos de obras literarias de mujeres. Y tuvo gran repercusión: aparecimos en prensa, radio y televisión nacional y nuestra petición de añadir citas de mujeres en el suelo se aprobó en la Junta de Distrito de Madrid en menos de dos semanas. En octubre, Orbita Diversa repitió la actividad en Huertas, esta vez con dramatizaciones de actrices, para recordarles a nuestros políticos que aún no hay citas de mujeres.

«Las mujeres siempre dicen: ‘Podemos hacer todo lo que los hombres hacen’, pero los hombres deberían decir: ‘Podemos hacer todo lo que las mujeres hacen’.»
(Gloria Steinem)

De diciembre de 2017 a marzo de 2018, yo iba a estar con mi familia política en su casa de Palo Alto, California. En esta ciudad las calles también son de los hombres, en dos sentidos claros, además. Por un lado, en el plano físico: como centro de la tecnología mundial, se trata de un lugar muy masculinizado, con algunos ingenieros de todo el mundo y pocas ingenieras, nacionales e internacionales. Por otro lado, también está masculinizada en el plano conceptual, ya que hay veintisiete calles nombradas temáticamente con apellidos de escritores británicos y estadounidenses; y este no es un plural masculino genérico, sino un plural masculino y punto. Vamos, cuando se les acabaron los grandes genios de la literatura (masculinos, por supuesto), prefirieron a hombres a los que no conocían ni en su casa —como Joseph William Addison, William Cullen Bryant, William Ellery Channing o Charles Kingsley— en lugar de a grandes literatas, como podrían ser escritoras de la talla de Charlotte Bronte, Jane Austen o Emily Dickinson.

Cuando nos dimos cuenta de que ninguna mujer había sido elegida a la hora de nombrar las calles, decidimos ponernos manos a la obra. Entre mi suegra, Dedra Hauser, y yo, con el apoyo del resto de la familia y de algunas personas cercanas, preparamos mi segunda actividad en la calle para la visibilización de la mujer en los espacios públicos. Durante varias semanas escribimos decenas de correos a instituciones, alumnado universitario, institutos, amistades y gente conocida. Poco a poco fuimos labrando lo que acabó llamándose de #NameHerToo (algo así como «Nómbrala a ella también») y, tejiendo redes, tuvimos la suerte de sumar al equipo a las dos increíbles estudiantes que organizaron de la Marcha de las Mujeres celebrada en la Universidad de Stanford, Nivedha Soundappan y Chloe Stoddard.

Elegimos el día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para realizar nuestra acción en la calle. #NameHerToo se celebró en el epicentro de la ciudad, rodeada por ese entramado de calles con nombres de escritores, en la llamada Lytton Plaza —otro lugar con nombre masculino: en este caso, de un banquero que antiguamente poseía la plaza—. El mensaje general que difundimos fue la necesidad de más mujeres en los espacios públicos y que, aún a la espera de confirmar el nombre de la candidata deseada, pretendemos lanzar una campaña para cambiar el nombre de Lytton Plaza por el de una mujer. Varias de nosotras dimos discursos sobre la visibilización de la mujer en general y sobre mujeres de Palo Alto en particular (posibles candidatas para renombrar la plaza), luego leímos fragmentos de clásicos escritos por mujeres y reprodujimos música de solistas o bandas femeninas de la ciudad.

«Una vez creí que poseía talento creativo, pero ya he cambiado de idea; una mujer no debe desear componer: todavía no ha habido ninguna capaz de hacerlo. ¿Por qué iba a ser yo la primera?»
(Clara Schumann)

Al día siguiente, aparecimos en la portada del Stanford Daily, el periódico de la universidad de Stanford, vecina a Palo Alto, y en la revista feminista más importante de Suecia, Feministiskt Perspektiv, puesto que tuvimos la suerte de que su jefa editorial, Anna-Klara Bratt, acudiera al evento.

Tanto en #CreadorasLetras como en #NameHerToo, participó activamente gente interesada de antemano y se animaron pasivamente las personas que pasaban por la calle. Sin embargo, hubo una gran diferencia a la hora de desempeñar las tareas preparatorias. Por un lado, en Madrid, la organización experta de la mano de Orbita Diversa, su presencia en las redes y sus relaciones con círculos activistas supusieron un gran impulso para que #CreadorasLetras tuviera una gran repercusión. Además, Madrid es una ciudad bastante implicada en la lucha social. Sin embargo, Dedra y yo no actuábamos como asociación (a pesar de tener el respaldo de Orbita Diversa desde Madrid), sino como dos mujeres con ganas de cambiar el paisaje urbano, y no teníamos tantos contactos activistas, por lo que la repercusión, aunque buena, fue bastante menor. Asimismo, como ya he dicho, Palo Alto es una ciudad muy masculinizada y tecnológica, donde los movimientos sociales tienen una presencia y un interés muy bajos. Por eso, nos parecía de vital importancia organizar este evento en Palo Alto, el centro tecnológico mundial, que es un referente para todo el planeta y donde aún hay mucho que mejorar.

Eso sí, lo cierto es que hay cada vez más diferentes iniciativas públicas y privadas por la igualdad de las personas en Palo Alto. En las grandes empresas de la ciudad, como Google o Facebook, hay cuotas de género, origen, etcétera, a la hora de contratar al personal, para que las oficinas sean ricas en diversidad. Además, experimentan con diferentes prácticas para reducir (y finalmente eliminar) la discriminación, como prohibir que se interrumpa a las mujeres en las reuniones. Por otro lado, se está llevando a cabo un proceso de revisión histórica en varios aspectos urbanos. Hace poco, por ejemplo, se aprobó el cambio de nombre en dos colegios bautizados a partir de dos defensores de la eugenesia, doctrina que busca la procreación única de los humanos con los genes que consideran más limpios y puros, con prácticas como el aborto selectivo y la esterilización de las personas que tienen por inferiores.

En resumidas cuentas: Palo Alto, ese lugar tranquilo y aparentemente poco comprometido, cada vez está más involucrado en mejorar. Y nosotras estaremos al pie del cañón para apoyar e intentar fomentar cualquier avance hacia la igualdad, acá o allá.

Patricia Martín Rivas
Galería de fotos de Vilija Eimontienė

 

Anuncios

2 pensamientos en “#NameHerToo, Creadoras Letras cruza el charco

  1. ¡Increíble iniciativa, Patricia! Eres una auténtica inspiración ❤ Nunca había caído en lo que has escrito sobre las frases de la calle Huertas pero, ahora que lo pienso, es verdad. Una verdad muy triste pero que, gracias a personas como tú, podemos ir cambiando poco a poco. Gracias por compartir la magia de tus letras, ha sido un placer descubrirte.

    ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Únete a otros 978 seguidores

Visitas

  • 2,814,352 visitas

www.orbitadiversa.org

En nuestra órbita

Archivos

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: