Google+

El teatro con-vive en las calles de Lavapiés

3

junio 21, 2018 por matteoricciugatti

Gracias a este barrio, Lleno de teatros
Dramas y comedias, Arte a cada rato…

El sábado 16 de junio de 2018 el espectáculo “Lavapiés fui, Lavapiés somos” ha invadido con su música y alegría las calles, las plazas y las corralas del barrio. Se pudo respirar durante tres horas toda la necesidad de vivir el espacio público de nuestra ciudad, regalando arte y contando historias de vida, formas de encontrarse e intercambiar.

El pasacalles se realizó gracias al Proyecto Mosaicos Teatro Comunitario, a La Rueda Teatro Social y a su director Fernando Gallego, que ha conducido el proceso creativo colectivo durante cinco meses, y fue programado dentro de la IV edición del Festival de Teatro Social Con-Vivencias de Orbita Diversa.

La increíble participación de público activo en la propuesta demuestra el deseo de reconocerse en una comunidad viva, que toma la calle para interactuar y crear su propia identidad. El barrio de Lavapiés ha enseñado su inquieto espíritu y sus ganas de reivindicar su historia y su presente, sin esconder los conflictos diarios, orgulloso de su diversidad cultural, sexual, de edad y de orígenes. Tomar la calle con teatro es la afirmación que las vecinas creemos en el diálogo, en el artivismo, en la poesía y en la visibilidad de nuestros cuerpos como herramientas de transformación social.

El espectáculo arrancó a las 18h en el Parque del Casino de la Reina justo con un homenaje al Centro Social Comunitario Casino de la Reina y a su historia. Desde 1817 la finca del parque y sus edificios han albergado distintos tipos de espacios, con inquilinos y funciones de lo más dispares, representando el mejor símbolo de la vida social y cultural de Lavapiés. Y en los últimos 17 años es la sede del espacio comunitario vecinal más rico de actividades, servicios y talleres gratuitos y abiertos a la ciudadanía del Distrito Centro, encrucijada de caminos cotidianos y diversos.

En la primera escena del recorrido, las veinte actrices que componían el coro del espectáculo tuvieron la oportunidad de homenajear con un gesto y una frase a la persona del barrio que había inspirado su propio personaje, un agradecimiento al trabajo de investigación y entrevistas desarrollado a lo largo de la creación.

…En la filmoteca, Algún ciclo raro
Valle Inclán sonríe A los africanos
Niños y mayores, Cines de verano…

Las segunda escena, siempre en Parque del Casino, era un homenaje irreverente a las niñas, los niños y les niñes del barrio, con una mención especial a lxs Dragones de Lavapiés, equipo de futbol infantil que desde 2014 quiere tejer lazos de solidaridad, respeto y comunidad, a partir del deporte y la competición, para que las futuras personas adultas puedan vivir en la interculturalidad.

El primer movimiento hacia la segunda etapa del itinerario fue uno de los momentos más asombrosos. El coro se movió lentamente de la escalera, arropando al público, que ya contaba con unas 150 personas, e invitándolo con su canto a formar parte del pasacalles. Se tendieron manos y abrieron sonrisas, y sin palabras algunas, el grupo se llevó consigo la marea humana que empezó a subir la Calle Embajadores, invadiendo las aceras. La propuesta escénica y comunitaria fue dejarse llevar por un ritmo lento, con los sentidos abiertos hacia el barrio, con la posibilidad de pararse en contacto con las vidas que pasaban. Un río colorido desafió la cuesta con estupor y cuidado, llegando hasta las Plazas del Cascorro y Vara del Rey.

Sobre las 19h en la corrala del Museo de Artes y Tradiciones Populares (en calle Carlos Arniches, 3, en pleno Rastro) el homenaje al Centro Social Autogestionado La Tabacalera de Lavapiés se transformó en un enorme círculo de teatro participativo, dónde lxs actores se mezclaron con el público, favoreciendo un debate abierto. En el centro había un cuerpo desmayado, él de Lavapiés, interpretado por una de las actrices, y alrededor casi 200 personas construyendo una red de intercambio de ideas y propuestas para que el barrio resurgiera.

El momento en el que esta figura, encarnada por una mujer mayor y migrante volvió a levantarse y empezó a cantar Gracias a la Vida simboliza el alma central de la propuesta teatral.

En la misma corrala tuvo lugar la cuarta etapa, la más larga y rica de pequeñas escenas, que materializaban los recuerdos de las personas mayores, homenaje al Lavapiés del pasado, y a las raíces que nutren nuestro presente. Gracias al diálogo inter-generacional y a la valoración de las memorias del vecindario, las nuevas generaciones podemos ser conscientes del trabajo que ha permitido que el barrio sea así, acogedor y multicultural, solidario y vivo por las propuestas culturales.

Entre los episodios escenificados, destaca una irónica micro-pieza que enseña el cambio en las costumbres sexuales, contando como las parejas pagaban una moneda a los chiquillos para que rompieran la bombilla de los faroles de una pedrada y así, en la oscuridad, se podían enrollar sin que les viera el sereno, figura de encargado nocturno de vigilancia y del alumbrado y al mismo tiempo “dinamizador de barrio” que ayudaba al vecindario en todo tipo de servicio.

…A lo largo de años Pasa mucha gente
Alguien como Gloria, Con sus versos Fuertes…

Sobre las 20h la procesión laica llegó a la calle Espada, 6, justo enfrente del teatro La Tortuga de Lavapiés, cuya puerta observa la placa en recuerdo de Gloria Fuertes, poeta feminista, bisexual, pacifista y vecina del barrio, nacida justo en la misma calle. En 2017, en ocasión de su centenario, ya Orbita Diversa homenajeamos con dos eventos de artivismo en el espacio público la vida y la obra de Gloria, cantora de la vida del barrio y liberadora de identidades.

En este espectáculo se renovó el agradecimiento a su legado con dos poemas acompañados por notas de guitarra, que con delicadeza se mezclaron a las voces de la Plaza de Tirso de Molina, bajo las miradas curiosas de algunos turistas, transformándose en un coro denso de humanidad que encantó este rincón escondido de ciudad. Nuestra socia Ángela Pérez interpretó con gestos cuidados versos dulces, que gritaban nuestro conflicto entre lo público y lo privado: “Hago poco o no hago nada. La gente se está matando, mientras yo escribo sentada. Bien nutrida, mal amada…”.

…Que son un regalo De vida y colores
En esos balcones Repletos de flores…

La columna humana volvió atrás para llegar pocos minutos después enfrente de las ruinas de lo que fue el Teatro de la Encomienda antes y el Cine Odeon después, herida abierta provocada por la gentrificación del barrio entre las calles Juanelo y Encomienda. Allí tomaron vida las historias casi olvidadas de los teatros de Lavapiés de principio del siglo XX, del poeta marika Álvaro Retana interpretado por nuestro socio César DM y sobre todo de Egmond de Bries, pionera del transformismo en España, ejemplo de rebeldía de los géneros y de orgullo.

La aparición y el canto de La Violetera, interpretada por la transformista Nacha La Macha repartiendo flores, la calle cerrada por la cantidad exuberante de cuerpos, el triángulo rosa símbolo de la comunidad LGTBIQ+, dibujado colectivamente con lazos por el público en la verja, compusieron juntos el momento más reivindicativo del recorrido, dejando la calle llena del eco de la música y de los colores de la diversidad del Lavapiés Invertido.

…Se llenan las calles De cantos y amores

Y como séptima y última etapa, el coro bajó a la Plaza de Nelson Mandela, centro geográfico y neurálgico del barrio y de sus conflictos y punto de encuentro de la comunidad africana. Y cómo por magia, al ritmo lento de un tambor, una a una las actrices han empezado a dispersarse por el espacio e improvisamente surgió un baile fluido y envolvente que se cruzaba con los caminos de la gente, fomentando la posibilidad de participación.

Un juego de libertad, una danza ritual de celebración, una comunidad pulsante hecha de cuerpos, miradas y sonidos, conexiones en red que se materializaban en una sucesión de movimientos y paradas en silencio, hasta culminar en el último canto y en el aplauso final.

Gracias a este barrio, Lleno de teatros…

Fotos: Proyecto Mosaicos, Virginia Fernández Rúiz, y gracias a Mariángeles y Anabel.

Anuncios

3 pensamientos en “El teatro con-vive en las calles de Lavapiés

  1. Orestes Prieto dice:

    Gracias Co-Vivencias
    Un regalo poder vivir estas dos intensas semanas llenas de arte y de cultura a vuestro lado. Me han hecho crecer amigablemente, en sociedad, un lujo para este momento actual.
    ORBITA DIVERSA, Gracias, por llevar a las calles la “Dicha” de la Diversidad.
    Gracias a la organización de este hermoso festival lleno de buenas intenciones y gusto por el buen hacer.
    Tras estas dos semanas de arte en El Barrio de Lavapies, veo el gran esfuerzo y trabajo que habéis invertido para llevarnos a un viaje que rompe con la desigualdad del ser humano, acercándote a la hermandad desde la cercanía y la vivencia.
    Deciris que espero la V edición de Con-Vivencias con mucho deseo.
    Gracias Amiges.

    • matteoricciugatti dice:

      Gracias Orestes por tu escucha, tu cariño, tu apoyo y sobre todo por tu participación tan apasionada. Es un gusto haber compartido y seguir compartiendo juntas.

  2. […] cuento El Teatro Con-Vive en las Calles de Lavapiés y la galería de fotos del espectáculo itinerante “Lavapiés Fui, Lavapiés Somos” en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Únete a otros 994 seguidores

Visitas

  • 2.927.789 visitas

www.orbitadiversa.org

En nuestra órbita

Archivos

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: