Google+

El baile de Letizia

Deja un comentario

noviembre 15, 2017 por orbdiv

“¿La recuerdas bailando con John Travolta?” Pregunta retóricamente una periodista en el documental hagiográfico “The Story of Diana”. Ocurrió en un salón de La Casa Blanca, sobre un suelo de ajedrez y bajo la mirada divertida de Nancy Reagan.

Tengo una amiga que me suele regañar cuando le paso pantallazos de los comentarios que, los lectores de la versión digital de El Mundo, escriben debajo de cada noticia. “No son representativos”, me repite. Yo no solo creo que lo sean, sino que crean a su vez opinión y espolean y liberan de la cueva de la vergüenza a los fachirulos que todavía se esconden en ella. Escribo El Mundo porque es el periódico de la derecha que elijo para informarme (de la visión de la derecha) por delante de El País, y porque suponiéndose liberal, me escandalizan las opiniones más celebradas por los usuarios, que yo soy de mucho flagelarme.

Ayer informaba dicho diario del baile que la Reina Letizia se marcó con el cantante de Black Eyed Peas en la Cumbre Mundial contra el Cáncer, celebrada en México D.F., en un club banqueros, al parecer, filántropos. Taboo, que ha pasado por un cáncer testicular, se paseó entre las mesas micrófono en mano, hasta llegar a la presidencial, donde se paró junto a Leticia y, alargando su otra mano sobre el hombro de esta, le puso en el compromiso de echarse un bailecito, que fue corto y tímido pero simpático.

Diana y John coincidieron en Washington en 1985, a raíz de otro evento benéfico, también contra el cáncer. Ella quería bailar con la leyenda de ballet soviética Mikhail Baryshnikov pero este, que asistió a la gala, no debía de tener su mejor noche y rechazó la oferta. Travolta, que se hizo famoso a golpe de cadera en Fiebre del Sábado Noche y Grease, se acercó nervioso a la Princesa de Inglaterra y le preguntó, “¿disculpe, Princesa, le gustaría bailar?” Y así estuvieron, entrelazándose y soltándose las manos, separándose y atrayéndose, y clavando los ojos en los ojos del otro, durante quince minutos.

El Mundo titula “El divertido baile de la Princesa Letizia con el cantante de Black Eyed Peas”. Dos párrafos más adelante se resalta lo atractiva que estaba, con un vestido de dos piezas diseñado por no sé quién. Y luego no va mucho más allá. El drama viene debajo, al leer los comentarios más valorados. Cito, entre ellos, los que considero más creativos: “Antes el golfo era el Rey…ahora es el turno de la Reina”; “¿Qué hace la Reina de España sola de viaje por México?”; “No sería la primera vez en la milenaria Historia de la monarquía española, que el Rey va a ponerse la corona y no le entra”; “Siempre que puede se sacude al marido. Claro, que si lo que quería era recordar los viejos tiempos mexicanos, donde era muy conocida en ambientes alegres, el royal le habría estorbado un montón”. “Qué campechana y verbenera, esperemos que no decida divorciarse por segunda vez”. “Deberían dejarla en México, allí se lo pasó muy bien”. “Le gustan los rockeros, se lió con el de Maná, sale en Top Less en la portada de uno de sus discos”. Aspirantes a jefes de protocolo todos ellos.

“¿La recuerdas bailando con John Travolta?” En el siguiente plano aparece otro periodista, que comenta exaltado “esa escena son los 80, guau, ¿no? ¡Guau!”. Diana ya tenía ese carisma que luego potenciaría jugándose la vida al cruzar campos minados por África; ida y vuelta. Según cuentan en el documental, Camilla se había descartado a sí misma al pasar por la cama Real antes de tiempo y, el Príncipe Carlos no tuvo otra opción, a sus treinta y un años, que la de asaltar una cuna virginal. Con la naturalidad con la que años después bailaría con Travolta, la Princesa se ganó a los ciudadanos británicos, sacó el punk de las calles de Londres y lo llevó a Buckingham, salvando la monarquía de Westminster, cuyo índice de popularidad en aquella época estaba bajo mínimos. Nunca antes una representante de La Casa Real había estrechado las manos de las personas que se agolpaban tras las vallas de seguridad; la Princesa del Pueblo estrechó la de los enfermos de Sida en los tiempos en los que muchos médicos recomendaban ningún contacto con ellos.

Letizia lo tuvo más difícil para convertirse en nuestra Princesa del Pueblo. Primero, porque ese puesto ya lo ocupaba Belén Esteban, mucho más simpática que ella (que nadie vea ningún ánimo de ironía en esta frase, soy fan) y, segundo, porque los monárquicos españoles, con más tradición por la envidia que por el liberalismo, no le perdonaron la naturalidad del divorcio y de la charlatanería periodística femenina. Ya empezó con mal pie, interrumpiendo a Felipe, “déjame hablar”, en su presentación en sociedad, allá por 2003. A mi abuela no le pareció bien aquello.

“¿La recuerdas bailando con John Travolta?” Diana sufrió el acoso de la prensa sensacionalista hasta su último aliento, pero se puso la corona que nunca llegó a recibir por montera y la montera entre las piernas. Y se marchó entre aplausos. Debió cerrar el círculo protagonizando Pulp Fiction, metiéndose coca hasta que le sangrara la nariz (eso habría justificado mi anterior frase sobre el punk en Buckingham) y bailando You Never Can´t Tell con su amigo John, en un viaje inverso al que hizo Grace Kelly, aunque con mismo final. Quizás así, el baile de Letizia no nos habría escandalizado tanto, no lo sé.

-¿La recuerdas bailando con el de Black Eyed Peas?

-Sí, qué zorra.

Antonio Rodríguez de Tudanca

Antonio Rodríguez de Tudanca estudió C.C. Políticas en la U.C.M. y Escritura Creativa en la Escuela de Letras de Madrid. Tras ganar el 1er premio en el cuarto Certamen de Microrrelatos Ciudad de Algeciras, su carrera literaria se estancó y acabó malviviendo pinchando música pseudoindie por garitos de Alonso Martínez. Publicar en Órbita Diversa siendo un Nacho Progre de manual, tiene su mérito y piensa que puede ser el trampolín que le devuelva al sitio que merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Visitas

  • 3.234.352 visitas

Únete a 1.042 seguidores más

Archivos

En nuestra órbita

Mapa Visual de Tánger (en Ramadán)

A %d blogueros les gusta esto: